Salvador Montó – Memorias de cine

Del 10 de diciembre de 2015 al 9 de enero de 2016

Nueva York. Mamma Mia! 100x100 cm.
Acrílico sobre lienzo.
Nueva York. Vainilla sky. 100x100 cm.
Acrílico sobre lienzo
Roma. Desde Roma con amor. 20x40 cm.
Acrílico sobre lienzo
Roma. La gran belleza. 20x40 cm.
Acrílico sobre lienzo
Roma. La gran belleza. 30x40 cm.
Acrílico sobre lienzo
Nueva York. Algo para recordar. 100x100 cm.
Acrílico sobre lienzo
Nueva York. Una historia del Bronx. 50x50 cm.
Acrílico sobre lienzo
Nueva York. Manhattan. 130x120 cm.
Acrílico sobre lienzo
Venecia. El talento de Mr. Ripley. 50x70 cm.
Acrílico sobre tela
Roma. La gran belleza. 20x40 cm.
Acrílico sobre tabla
París. Le ballon rouge. 23x40 cm.
Acrílico sobre tabla
París. Le ballon rouge. 25x35 cm.
Acrílico sobre tabla
Nueva York. Brackfast Tifany´s. 40x40 cm
Acrílico sobre tabla
Nue ork. Cowboy de media noche. 50x50 cm.
Acrílico sobre lienzo
Nueva York. Once upon a time in América. 50x50 cm.
Acrílico sobre tela
Roma. Desde Roma con amor. 50x50 cm.
Acrílico sobre lienzo
Roma. Manuale d´amore. 50x50 cm.
Acrílico sobre lienzo
Roma. Caro diario. 30x40 cm.
Acrílico sobre tela
Nueva York. Manhattan. 22x33 cm.
Acrílico sobre tabla
Nueva York. City hall. 50x50 cm.
Acrílico sobre lienzo
Nueva York. Breackfast Tifany´s. 40x70 cm.
Acrílico sobre lienzo


Las ciudades y el espíritu viajero del artista ha sido el caldo de cultivo que ha dado  forma a las obras que podemos contemplar en Memorias de Cine. Tras cinco temporadas ausente, Salvador Montó, regresa a la Galería Carmen del Campo para trasladarnos juntos con sus pinturas a momentos e instantes determinados de algunas de esas tantas ciudades que ha visitado. Usando el cine como filtro, el artista hace partícipe al espectador y lo retrotrae a instantes localizados en su memoria, buscando en esas experiencias, situaciones y lugares personales del mismo modo que supuso para el artista. Entre las distintas piezas las encontramos referencias a planos cinematográficos, localizados en películas como; Desayuno con Diamantes (1961), Érase una vez en América (1984) o La Gran Belleza (2013) han trasladado a Salvador Montó a las calles de New York, Roma o cualquier otra ciudad.